El deseo y la ley de atracción

18 Oct

La atracción sin acción no camina, ya que la puesta en marcha es la mayor manifestación de nuestra fe y confianza, sin embargo, el primer paso es definir adecuadamente el deseo, lo cual pareciera ser el escalón más fácil, y por lo general, nos sentimos frustrados al creer que no obtenemos lo que hemos deseado.

Aún cuando parezca mentira, el primer escollo que debemos superar es precisamente “el deseo”, y es que usualmente, nos enfocamos en los “no quiero”: “no quiero más deudas”, “no quiero estar solo”, “no quiero más trabajo”, “no quiero más obstáculos”, “no quiero estar más enfermo”, etc., etc., y así podemos seguir dando infinidad de ejemplos, y al enfocarnos en ese “no quiero” lo potencializamos y obtenemos más de lo mismo.

Sólo tenemos que observar nuestra propia vida y experiencias como si fuese un laboratorio, y veremos que cada vez que superamos una experiencia no querida, es probable, que aparezca una igual. Si usted se siente explotado en su trabajo, y decide cambiarse a otro, tarde o temprano terminará igual que en el anterior, siempre que no cambie su enfoque de ver las cosas.

Entonces, es importante tener presente que hay que definir el deseo de forma positiva. En lo personal solía enfocarme en “no quiero más deudas”, y cuando comencé a leer sobre la ley de la atracción y procuraba aplicar sus enseñanzas, me veía con mucho dinero en la mano para pagar mis deudas, me enfocaba en cada pago de cada servicio, cada tarjeta de crédito, cada préstamo, y por supuesto, siempre estaba pagando deudas, hasta que entendí que había hecho un mal enfoque.

Para cambiar de dirección, si tenemos el mal hábito de pensar en negativo, busquemos entonces el positivo de lo que no queremos, así, en el caso de las deudas, piense en su libertad económica, enfóquese en que tiene el dinero suficiente y necesario para hacer lo que usted quiera, para su bienestar y el de los demás.

Una vez logre tener bien claro el objetivo deseado en positivo, borre el negativo de su memoria, bórrelo del chip, y cada vez que se sorprenda pensando en lado equivocado, reemplace inmediatamente por el pensamiento correcto, y si es necesario repítaselo unas 30 veces como mínimo, aunque si siguiéramos un buen consejo, lo haríamos como dice la Biblia hasta 70 veces 7.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: