De lo negativo a lo positivo

21 Oct

Las vibraciones, pensamientos y hábitos positivos son necesarios para la obtención de tus deseos.

Una de las mayores frustraciones que tenemos al tratar de aplicar la ley de atracción es que no logramos superar los pensamientos negativos, atrayendo, como consecuencia más de lo mismo.

Si se preguntan, entonces, cómo pueden cambiar la polaridad de sus pensamientos, debo contestar que podrán hacerlo siempre que sigan algunos pasos, pero con constancia y dedicación.

Los pensamientos negativos son hábitos, y para cambiarlos debemos hacer una transformación de adentro hacia afuera, pues de lo contrario el cambio sería cosmético.

Stephen Covey, autor del libro los Siete Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, nos explica que “Para romper tendencias habituales profundamente enraizadas tales como la indecisión, la impaciencia, la crítica o el egoísmo, que violan los principios básicos de la efectividad humana, se necesita algo más que un poco de fuerza de voluntad y algunos cambios menores en nuestras vidas. El “despegue” exige un esfuerzo tremendo, pero en cuanto nos despegamos de la atracción gravitatoria, nuestra libertad adquiere una dimensión totalmente nueva”.

Entre muchas cosas que quería cambiar de mi vida, luché por muchos años contra el desorden, sin embargo, seguí algunos pasos que me dieron excelentes resultado, y te los voy a recomendar:

1. Comprométete de forma permanente con el ser más importante de tu vida: TÚ.

2. Analiza el  aspecto negativo que quieras eliminar. En mi caso no comprendía por qué me resultaba tan fácil desordenar una habitación en menos de un minuto, y por qué me tardaba tanto ordenarla, hasta que entendí que estaba programada para el desorden. Por consiguiente, no sólo mi habitación estaba desordenada, sino muchos aspectos de mi vida.

3. Define el pensamiento y el sentimiento contrario. Yo quería orden no sólo en mi habitación sino en mi vida.

4. Cambia el “chip” del desorden por el “chip” de orden. En el caso de la habitación, visualízala ordenada, disfrútala y mantén esa imagen en tu mente.

5. Crea el hábito del orden, ponte metas, pequeñas y después las amplías. En mi ejemplo, comencé por habituarme a mantener la cama hecha, y me propuse por una semana arreglarla cada vez que la desordenaba. La siguiente semana incluí la mesita de noche, y así hasta que, ya por costumbre, hoy día tengo una habitación impecable.

Ahora sólo falta que tú lo intentes, si te funciona cuéntale a tus amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: