Emprendiendo el cambio

8 Nov

Quisiera resolver tus problemas, quisiera cambiarte la vida y que tengas todo lo que has deseado. Sin embargo, el poder y la fuerza para ello te fue concedido sólo a ti.

Voy a darte algunos consejos que te pueden ayudar a emprender el cambio, pero sólo tú puedes hacerlo posible. Que a veces te ha ganado la pereza, la timidez, el miedo, la soberbia, eso es otra historia. Pero todo lo puedes lograr. Dios, la fuente infinita, el universo, cómo lo quieras llamar, así lo dispuso. En mi caso elijo creer en Dios como el responsable de todos mis dones, de todos mis talentos, de todas mis oportunidades, pero también elijo ser la responsable del uso que les doy.

Puedes cambiar cualquier cosa de tu vida que no te guste, pero tienes que comprometerte, tienes que ser una emprendedora. Recuerda la parábola de los talentos (Mateo 25: 14-30) que nos narra la historia de aquel hombre que antes de marcharse dio talentos a sus siervos, y cuando volvió enalteció a los que habían doblado el dinero, en tanto que despreció a aquel que lo había guardado para no perderlo. Usa tus talentos, no los escondas, pues como dijo el gran genio Albert Einstein “Nada ocurre hasta que algo se mueve”.

De acuerdo con la ley de la atracción hay que tener una visión clara de lo que queremos, y esa visión inicia con un sueño, no obstante, hay que vibrar en esa sensación, no basta con tener el sueño y la visión definida, hay que respirarla, oírla, verla, escucharla, saborearla, en fin vivirla  con todas las células del cuerpo. No puedes quedarte sentada, tienes que moverte, dejar atrás el hábito de posponer. Sí, aunque no lo creas, es un hábito, y debes reemplazarlo por el hábito de la proactividad.

De acuerdo con Stephen Covey, autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, la proactividad “No significa sólo tomar la iniciativa. Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestras propias vidas”… “Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan”.

Entonces, te invito a dar algunos pasos para dominar el hábito de la proactividad:

1. Define tu sueño y crea una visión clara. Si tu sueño es libertad económica, por ejemplo, visualízate abundante.

2. Comienza a moverte. Analizar posibilidades, es un buen comienzo. Analiza posibilidades de mejorar tu condición laboral o conseguir otro empleo.  

3. Lánzate a la aventura. Por ejemplo, mejora tus habilidades en tu área de trabajo y aprende algo nuevo.

Vamos, decídete ahora mismo a dar el primer paso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: