Dios pensó en todo

7 Abr

Sunflower 2Cuando Dios hizo el mundo pensó en todo, cada árbol, cada hoja, cada animal, cada gota de agua, tiene un propósito. Con mayor razón su máxima creación: el hombre y la mujer. A cada uno dio características distintas, pero enteramente complementarias, han sido ellos quienes han querido verse como iguales.

¿Pero no lo son en esencia? Sí y no. La naturaleza de cada uno es diferente si bien ambos son uno sólo con Dios y el resto de la creación, cada uno tiene un rol diferente. Son como las partes de un cuerpo, aunque nos fijemos primero en el rostro, el cuerpo es mucho más que eso, pero en esencia cada parte hace el cuerpo humano, tan importante son las manos como los pies, y eso solo por fuera, internamente es otro mundo igual de fascinante e importante, pero igual que en muchas cosas solo vemos y apreciamos lo externo.

¿Quién se fascina con saber cómo funciona el cuerpo? Salvo que seas médico, eso no te importa. Si vieras cómo funciona cada célula, cada átomo, cada órgano, vivirías extasiado con la maravilla que eres y cuidarías de tu cuerpo como la máxima expresión de tu alma hecha hombre o mujer. Dale agua, mucha agua, cuida lo que entra al igual de lo que sale, porque lo que sale del hombre del corazón procede y resulta difícil borrar sus efectos.

Cierto que cuando te enojas no es tu alma la que habla pues ella es luz, pero esa luz se esconde tras el ego que toma posesión y se señorea y rige tu destino. ¿Por qué le has dado esa fuerza y ese honor? Libera el alma, rompe las cadenas, crece y sé feliz. Pero en ese proceso recuerda que el destino final es ser como Dios, no en su fuerza creadora para ti, sino en su fuerza creadora para los demás. Piensa en otro y pensarás en ti. Ama a otro y te amarás a ti misma. Es sólo un cambio de enfoque, lo que quieres y deseas para otros regresará a ti.

Sé que a veces no resulta claro ¿por qué hay tanta gente mala que parece vivir bien? Primero, necesito un instrumento para que las masas reaccionen; segundo, ellos no tienen otra opción, tú los necesitas para crecer y ellos te sirven, al igual que tú has servido a otros; tercero, ellos también están en un proceso; cuarto, créanlo o no llegará el punto de equilibrio en el que todo ser humano alcance su perfección.

Ahora ve y comunica, ayuda a otros a ver lo que tenga que ser visto. El que tenga ojos que vaya y mire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: