La adversidad como oportunidad para cambiar tu vida

28 Oct

En no pocas ocasiones cuando pasamos por malas experiencias, adoptamos el papel de la víctima, y nos auto compadecemos, sin  entender que en esa situación podemos encontrar una gran  lección de vida.

Hoy quisiera compartir contigo, una hermosa historia que te permitirá entender las oportunidades que las adversidades traen consigo para hacer cosas grandes y honrar la vida, y así atraer experiencias buenas incluso de los momentos que parecen malos.

La historia que te digo no es mía, la leí en un hermoso libro de Paulo Coelho titulado La Quinta Montaña,  en el que el autor nos habla del profeta Elías, transportándonos a un mundo antiguo en el que el héroe del cuento sufre una serie de percances, incluyendo la muerte de un ser amado, no obstante, logró comprender que todo tenía un propósito y que estamos hechos para elegir nuestro destino y no para ser autómatas.

El libro inicia con un Elías defraudado por su Señor, quien lo había abandonado en las manos de su enemigo,  no obstante, pronto descubre que incluso en las adversidades Dios está presente, pues de otra forma no podría llamarse Todopoderoso, y una y otra vez hace su voluntad.

 Ahora bien, mientras más hacía Elías por complacer a su Dios, no podía comprender que, en lugar de recibir bien, recibía duros golpes, y no pudo evitar que el pueblo de su amada fuera destruido, junto con ella. Pero, a pesar de sentirse derrotado, reflexionó sobre su vida, llegando a la conclusión que por haber aceptado su misión sin discutir, se había comportado como todos aquellos que nunca han tomado una decisión importante en su vida.

“Había huido de la duda. De la derrota. De los momentos de indecisión. Pero el Señor era generoso y lo había conducido hasta el abismo de lo inevitable, para mostrarle que el hombre precisa escoger y no aceptar su destino”.

Al entender esto, Elías rezó, reconoció que había luchado contra el Señor, pero que había descubierto que estaba en su camino porque así lo deseaba, y no porque le fuera impuesto por sus padres, por las tradiciones de su tierra o por Dios mismo, y en honor a su gran amor, fue capaz de reconstruir la ciudad entera. Y fue bendecido.

Hoy mi mejor consejo es:

1. Lee este maravilloso libro.

2. Disfruta cada página.

3. Reflexiona sobre su contenido.

Ahora, te invito a la librería más cercana a buscar un ejemplar de este libro y a dejarme un comentario al respecto.

Anuncios

Domina tu vida

27 Oct

¿Cuántas veces nos hemos sentido dominados por las circunstancias?

La respuesta es en innumerables ocasiones, sin embargo, en todas y cada una de ellas era posible dominar nuestras respuestas y actitudes para enfrentarlas, por lo que me gustaría compartir contigo algunos consejos para atraer el dominio de las circunstancias, antes que éstas te dominen a ti.

A veces vemos la adversidad como algo malo e inmerecido, y reaccionamos ante ella según nos encontremos programados. Actitudes como la derrota, la paralización, el sufrimiento, la autocompasión, entre otras, saltan de una vez, poniendo el control fuera de nosotros.

No obstante, grandes hombres y mujeres han encontrado su fortaleza en las adversidades, siendo un gran ejemplo de ello, Helen Keller, quien con sólo meses de edad quedó sordociega, sin que ello fuese un obstáculo para que pudiera aprender a hablar, graduarse con honores de la Universidad, hacer diversas publicaciones, recolectar dinero para personas discapacitadas, entre otras tantas actividades. Una de sus frases más impresionantes, que llegó a decir antes de morir, es la siguiente: “En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha.”

Para cambiar tu vida, puedes iniciar con algunos sencillos pasos:

1. Toma conciencia que no estás a merced de las circunstancias.

2. Analiza alguna situación que te ocasione molestia, angustia, sufrimiento, etc., y verificar si se la puedes cambiar o no. En lo personal, manejar me causaba estrés, analicé mis sentimientos y comprendí que tenía miedo a chocarme, ya que ello me quitaría tiempo mientras se deslindaba alguna responsabilidad; dinero para arreglar mi auto y el de la otra persona, en caso tal que yo tuviese la culpa; y, finalmente, tenía miedo de las consecuencias legales.

3. Si se trata de algo que puedas cambiar, hazlo. Volviendo a mi ejemplo, eliminé actividades que hacía mientras conducía, tales como hablar por celular o enviar mensajes de texto, y si era necesario, detenía el auto en lugares seguros. Puse mis cinco sentidos en lo que hacía y comencé a disfrutar del viaje.

4. Lo que no puedas cambiar, cambia tu reacción ante ello. Los malos conductores no los puedo sacar del camino, sin embargo, ahora les doy paso, y siento compasión por ellos, pues probablemente, sientan el estrés del cual yo me había liberado.

Ahora, busca papel y lápiz, y disponte a analizar esas áreas de tu vida que te angustian o molestan y haz la prueba siguiendo estos simples pasos.

De lo negativo a lo positivo

21 Oct

Las vibraciones, pensamientos y hábitos positivos son necesarios para la obtención de tus deseos.

Una de las mayores frustraciones que tenemos al tratar de aplicar la ley de atracción es que no logramos superar los pensamientos negativos, atrayendo, como consecuencia más de lo mismo.

Si se preguntan, entonces, cómo pueden cambiar la polaridad de sus pensamientos, debo contestar que podrán hacerlo siempre que sigan algunos pasos, pero con constancia y dedicación.

Los pensamientos negativos son hábitos, y para cambiarlos debemos hacer una transformación de adentro hacia afuera, pues de lo contrario el cambio sería cosmético.

Stephen Covey, autor del libro los Siete Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, nos explica que “Para romper tendencias habituales profundamente enraizadas tales como la indecisión, la impaciencia, la crítica o el egoísmo, que violan los principios básicos de la efectividad humana, se necesita algo más que un poco de fuerza de voluntad y algunos cambios menores en nuestras vidas. El “despegue” exige un esfuerzo tremendo, pero en cuanto nos despegamos de la atracción gravitatoria, nuestra libertad adquiere una dimensión totalmente nueva”.

Entre muchas cosas que quería cambiar de mi vida, luché por muchos años contra el desorden, sin embargo, seguí algunos pasos que me dieron excelentes resultado, y te los voy a recomendar:

1. Comprométete de forma permanente con el ser más importante de tu vida: TÚ.

2. Analiza el  aspecto negativo que quieras eliminar. En mi caso no comprendía por qué me resultaba tan fácil desordenar una habitación en menos de un minuto, y por qué me tardaba tanto ordenarla, hasta que entendí que estaba programada para el desorden. Por consiguiente, no sólo mi habitación estaba desordenada, sino muchos aspectos de mi vida.

3. Define el pensamiento y el sentimiento contrario. Yo quería orden no sólo en mi habitación sino en mi vida.

4. Cambia el “chip” del desorden por el “chip” de orden. En el caso de la habitación, visualízala ordenada, disfrútala y mantén esa imagen en tu mente.

5. Crea el hábito del orden, ponte metas, pequeñas y después las amplías. En mi ejemplo, comencé por habituarme a mantener la cama hecha, y me propuse por una semana arreglarla cada vez que la desordenaba. La siguiente semana incluí la mesita de noche, y así hasta que, ya por costumbre, hoy día tengo una habitación impecable.

Ahora sólo falta que tú lo intentes, si te funciona cuéntale a tus amigos.

El poder de la elección para cambiar tu vida

19 Oct

Elegir nos obliga a tomar una decisión, y por tanto, pone responsabilidad en nuestras acciones.

Hasta ahora se nos ha hecho cómodo relevarnos de ese poder de elección, y nos pasamos la vida culpando a otros de nuestras frustraciones o poniendo la responsabilidad fuera de nosotros mismos.

Si sigues unos cuantos pasos que te recomendaré, podrás tomar conciencia que la elección siempre ha sido nuestra, y que tenemos el poder de asumirla, adecuadamente, para nuestro bienestar y el de los demás.

Uno de mis autores favoritos, Og Mandino, en su maravilloso Memorandum de Dios, nos enseña que fuimos creados con un poder tan grande, que nos ubica por encima de los ángeles, el poder de la elección.  Desde esa perspectiva, dice el autor, se nos dio dominio total sobre nuestro propio destino,  lo que nos permite degenerar en la forma más baja de vida o de renacer en la forma más elevada. Finalmente, nos invita a usar sabiamente el poder de la elección, eligiendo, entre otras cosas: amar en lugar de odiar, crear en lugar de destruir, perseverar en lugar de renunciar, y alabar en lugar de criticar.

Mi mejor consejo para ti, es que sigas estos simples pasos, para que comiences a atraer la conciencia de la elección a tu vida.

1.  Reconoce que el poder de Dios está dentro de ti. La Biblia nos enseña que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, por tanto, todo el poder que hay en Él reside en nuestro interior. Jesús podía hacer lo que a bien quisiera, podía elegir, entre lo bueno y lo malo, por eso fue tentado, pero eligió el camino del bien. Igual nosotros, estamos dotados de ese mismo poder, pero lo primero es aceptarlo.

2. Repite unas diez veces al despertar y diez veces antes de dormir: “el poder de Dios está dentro de mí”, esto ayudará a programar tu mente, y te será más fácil aplicarlo cada día en tus decisiones.

3. Haz un listado de aspectos positivos que quieras conseguir, léela cada día, para que elijas experimentarlas cada vez que sea necesario. Es decir, si quieres ser feliz, ese estado es una elección, por tanto, cuando te sientas triste, deprimido o angustiado, recuerda que tienes el poder de elegir la felicidad, y decláralo.

Vamos, hazlo ahora mismo, cambia tu vida, dite a ti mismo, con fuerza, fe y emoción: ¡Hoy elijo ser feliz!

El poder de visualizar cambiará tu vida

19 Oct

La visualización es la imagen de nuestro deseo.

Si queremos obtener resultados, una vez definamos el guión (deseo), tenemos que aprender a hacer un buena película (visualización).

En esta oportunidad, si sigues los pasos que te voy a exponer, podrás iniciar tu papel más importante, el de director de tu vida.

Grandes hombres a lo largo de la historia han resaltado el poder de la imaginación:

“Si lo puedes imaginar lo puedes logar, si lo puedes imaginar lo puedes crear” – Albert Einstein.

“El mejor automovilista es aquel que conduce con imaginación. Imagina que su familia va con él en el auto” – Henry Ford.

“Cada quien vive en el mundo que es capaz de imaginar” – Paulo Coelho.

“Disneyland nunca estará terminado. Seguirá creciendo mientras exista la imaginación” – Walt Disney.

Como vez la imaginación es un gran poder que ha estado al servicio de la humanidad, y también está a nuestra disposición para ayudarnos a obtener nuestros deseos, sólo tenemos que seguir ciertos pasos que nos permitirán iniciar el camino hacia la meta, entendiendo ésta como la obtención de nuestro deseo.

Desde esa perspectiva, luego de haber definido el deseo correcto, te aconsejo lo siguiente:

1. Encuentra  un lugar tranquilo en el que puedas estar a solas contigo mismo.

2. Encuentra una posición cómoda, recomendablemente sentado, si te acuestas corres el riesgo de quedarte dormido.

3. Calma tus pensamientos, y enfócate en tu deseo, cualquiera que sea (libertad económica, por ejemplo).

4. Crea una imagen, en positivo. Si lo que deseas es libertad económica, no te veas pagando deudas, porque eso será lo que obtendrás. Imagínate abundante.

5. Disfruta tu visión. Ponle emoción, color y audio, diviértete creando tu mundo.

Los pasos anteriores potencializarán la obtención de tu deseo, y será más fácil ponerte en acción para conseguirlo.

El último consejo, da el primer paso, ahora mismo, sigue cada una de las recomendaciones en este momento, y hazlo cada vez que puedas, tres veces al día como mínimo, eso hará que tu mente comience a registrarlo y será más fácil cada día. Recuerda cuando comenzaste a aprender algo que te apasionaba, a tocar un instrumento musical por ejemplo, con mucha pasión, esfuerzo y práctica cada día mejorabas más y más. Es exactamente igual, entonces ponte en movimiento.

El deseo y la ley de atracción

18 Oct

La atracción sin acción no camina, ya que la puesta en marcha es la mayor manifestación de nuestra fe y confianza, sin embargo, el primer paso es definir adecuadamente el deseo, lo cual pareciera ser el escalón más fácil, y por lo general, nos sentimos frustrados al creer que no obtenemos lo que hemos deseado.

Aún cuando parezca mentira, el primer escollo que debemos superar es precisamente “el deseo”, y es que usualmente, nos enfocamos en los “no quiero”: “no quiero más deudas”, “no quiero estar solo”, “no quiero más trabajo”, “no quiero más obstáculos”, “no quiero estar más enfermo”, etc., etc., y así podemos seguir dando infinidad de ejemplos, y al enfocarnos en ese “no quiero” lo potencializamos y obtenemos más de lo mismo.

Sólo tenemos que observar nuestra propia vida y experiencias como si fuese un laboratorio, y veremos que cada vez que superamos una experiencia no querida, es probable, que aparezca una igual. Si usted se siente explotado en su trabajo, y decide cambiarse a otro, tarde o temprano terminará igual que en el anterior, siempre que no cambie su enfoque de ver las cosas.

Entonces, es importante tener presente que hay que definir el deseo de forma positiva. En lo personal solía enfocarme en “no quiero más deudas”, y cuando comencé a leer sobre la ley de la atracción y procuraba aplicar sus enseñanzas, me veía con mucho dinero en la mano para pagar mis deudas, me enfocaba en cada pago de cada servicio, cada tarjeta de crédito, cada préstamo, y por supuesto, siempre estaba pagando deudas, hasta que entendí que había hecho un mal enfoque.

Para cambiar de dirección, si tenemos el mal hábito de pensar en negativo, busquemos entonces el positivo de lo que no queremos, así, en el caso de las deudas, piense en su libertad económica, enfóquese en que tiene el dinero suficiente y necesario para hacer lo que usted quiera, para su bienestar y el de los demás.

Una vez logre tener bien claro el objetivo deseado en positivo, borre el negativo de su memoria, bórrelo del chip, y cada vez que se sorprenda pensando en lado equivocado, reemplace inmediatamente por el pensamiento correcto, y si es necesario repítaselo unas 30 veces como mínimo, aunque si siguiéramos un buen consejo, lo haríamos como dice la Biblia hasta 70 veces 7.

De la atracción a la acción

17 Oct

Uno de mis mayores obstáculos en la vida ha sido el posponer las cosas, me volví una experta en ese arte, y eso ocurría por distintas razones: primero, porque estaba acostumbrada a ello y me sentía cómoda; segundo, porque las consecuencias de ello y la responsabilidad por haberlo hecho la ponía fuera de mi (“es que no me alcanza el tiempo”; “es que tengo mucho trabajo”; “estoy muy cansada”, etc.); tercero, porque en muchas oportunidades creía que no podía o que no valía la pena intentarlo.

Lo anterior no me permitía aplicar los principios de atracción o mejor dicho poner toda mi fe y mí empeño en mis proyectos, aún cuando tuviese el talento y las oportunidades para llevarlos a cabo, y seguía esperando la lámpara mágica de Aladino para resolver todos mis problemas.

Leí cuántos artículos sobre ley de atracción encontré en internet, y en honor a la verdad, algunos me parecieron interesantes pero muy bonitos para ser ciertos, muchos se concretaban a decir, anote sus deseos, visualícelos, siéntase en posesión de ellos, y espere….bueno, realmente me quedaba esperando, y todavía espero por muchas cosas.

No obstante, en otros de ellos, que me parecieron más realistas, agregaban otro  elemento adicional: póngase en acción. Entendí, entonces, que no era suficiente, al menos para mí, sólo desearlo, tenía que ponerme en movimiento, lo cual también es una ley universal

La historia está llena de grandes historias, de grandes hombres que hicieron grandes cosas, que en efecto creo iniciaron con una idea, tal y como dice la ley de la atracción, pensaron su deseo, lo visualizaron, lo esperaron, pusieron fe en el mismo, pero también se pusieron en marcha para hacer realidad su sueños.

El hombre no voló de la noche a la mañana, pero las motivaciones y acciones de quienes hicieron posible esa realidad, dentro de las cuales existió mucho ensayo y error, lograron finalmente desarrollar una de las cosas que pareciera imposible desde un punto de vista natural.

A propósito de ese ejemplo, también debemos enfocarnos en el resultado, no en la forma, si el hombre se hubiese enfocado en volar con alas propias, tal vez nunca hubiésemos desarrollado los aviones, pero la meta era volar, no importaba cómo, la forma vendría con el desarrollo de las acciones.

Entonces, póngase en marcha para conseguir sus deseos, enfóquese en la meta (atracción), y muévase para logarla (acción).

La ley de atracción y la metafísica

30 Sep

Hace muchos años, antes de escuchar sobre la ley de la atracción propiamente tal, había oído que “todo es mente”, y que esto era un gran principio universal que proclamaba algo llamado metafísica, al estudiar las leyes que rigen la relación mente espíritu.
El principio del mentalismo enseña que cada cosa que pensamos se manifiesta, no obstante, no es sino hasta ahora que entiendo que el mismo opera sin discriminar si nuestros pensamientos son buenos o no.
Así, si creemos que la suerte es la que rige nuestra vida y que a veces nos sonríe y a veces no, eso será lo que tendremos, o si pensamos que todo es posible, también así será.
Lo anterior, más allá de ser una creencia sin mayores fundamentos, está estrechamente relacionado con la fe que ponemos en cada cosa que deseamos y emprendemos.
Ahora, si lo que queremos no se manifiesta, antes de ser categóricos en asegurar que este principio del mentalismo o ley universal de la atracción no existe, debemos verificar si tuvimos algún pensamiento “saboteador” o si es que se nos ha otorgado una oportunidad para algo mejor.
Hay que tener presente que la mayoría de nosotros no cuenta con algún manual que nos enseñe cómo es la vida y cómo enfrentarla, más concretamente no se nos enseña cómo aplicar la ley de la atracción, y nuestros pensamientos están programados para temer o esperar lo peor de la vida.
En ese sentido, nuestro subconsciente, más hábil y con mayor fuerza que nuestro consciente domina la situación y, luego que no conseguimos lo que deseamos, nos decimos –hasta con cierto orgullo- “sabía que no funcionaría”.
Por otro lado, también hay que saber distinguir cuándo nos auto saboteamos, y cuando la materialización de nuestros deseos viene aparejada de cambios importantes. Tal es el caso en que deseo libertad económica, pero me despiden de mi empleo, si mantengo mi fe en el objetivo, muy pronto veré que la pérdida me permitió crear mi propio negocio el cual me dio la anhelada libertad económica.
Creo entonces, que es importante trabajar en mejorar y entrenar nuestros pensamientos reforzando la habilidad de utilizarlos para crear situaciones y cosas positivas para nosotros y para los que nos rodean.
Recordando las primeras lecciones de piano en las que estaba deseosa de aprender a tocar magistralmente alguna pieza musical, no obstante, la maestra sólo se dedicó a indicarme cuáles eran las notas musicales y cuáles dedos iban dónde, en lo personal decidí iniciar con pequeñas cosas – como sacar una determinada nota en una prueba – que me permitieran constatar cómo opera la ley de atracción y a la vez me entrenaba para situaciones más relevantes.

Cómo aplicar la ley de la atracción en tu vida

29 Sep

Mucho se ha escrito sobre la ley de la atracción y, en lo personal he percibido que se nos presenta como una fórmula casi mágica, supuestamente, tan fácil de utilizar como encender una luz, que la verdad es que cada vez que intentaba aplicarla en mi vida lo que conseguía era una mayor frustración al no poder materializar todas las cosas que se suponía iba a lograr con sólo desearlo o pensarlo.

Sin embargo, me di cuenta que algo sí se había movido en mi interior y comencé a reflexionar sobre cada cosa que sucedía en mi vida, y sobre la cuota de responsabilidad que yo misma tenía tanto en lo bueno como en lo no tan bueno. Comencé a verificar mis pensamientos y mis actitudes, y me di cuenta que, más que una fórmula para lograr mágicamente conseguir bienes económicos, salud o amor, se trata de una forma de vida que requiere constancia y dedicación, como todas las cosas que queremos perfeccionar en la vida.

Podemos nacer con innumerables talentos como cantar, bailar, escribir, dibujar, etc., sin embargo, si queremos ser profesionales en cada uno de estos campos, tendremos que estudiar y practicar mucho, y no pocas veces cometeremos errores, pero lo importante es aprender de los mismos y continuar mejorando cada día más.

Lo anterior significa que aplicar la ley de atracción en nuestras vidas, requiere de mucha paciencia y amor, para con nosotros mismos ya que hemos vivido, por muchos años, con un modelo o estilo de vida que ha regido nuestros pensamientos, palabras, acciones y omisiones, que no es fácil cambiar de la noche a la mañana.

Pienso que en eso radicaba mi error, en pensar que la famosa ley de atracción o bien era un fraude (lo cual era más fácil creer) o que nunca iba a funcionar para mí ya que no tenía alguna cualidad necesaria para ello (y en eso tenía razón pues esa era mi convicción y por tanto en eso estaba puesta mi fe), lo que motivaba que no fuera constante en sus principios y los abandonara cada vez que algo no resultaba conforme yo había creído desear.

No sé si el término “ley de atracción” es para algunos, tal y como yo pensé en algún momento de mi vida, algo esotérico e inalcanzable o algún método para estafar gente, y no pretendo convencer a nadie de lo contrario ya que por encima de todo debe respetarse la libertad de creer lo que a bien tengamos, sin embargo, el contenido de la misma no es incompatible con las creencias sobre la fe difundidas a lo largo del tiempo, y muy bien desarrollada por el Maestro Jesús cuando nos dijo claramente que si tuviéramos fe como un grano de mostaza le diríamos a un monte que se pasara de un lado a otro, y se pasaría, por lo que nada nos sería imposible (Mateo 17:20-21), lo que quiere decir que a cada cual se le dará según su fe.

Desde esa perspectiva, el primer paso importante para la aplicación de la ley de atracción o el desarrollo de la fe en nuestras vidas, dependerá del compromiso que adquiramos con nosotros mismos para ser mejores personas en beneficio nuestro y de todos los seres humanos que nos rodean, e incluso de todos los seres de la creación así como también del planeta entero.